Tu nombre.



Tu nombre que era azul, lo conocí una tarde entre las gaviotas donde el mar no tiene fin… se desvaneció entre a las olas, en el cielo y en el azul de mis versos.

Tu nombre que era azul lo guardé en una foto, la foto no sabe guardar sentimientos, es sólo un recuerdo, el retrato de tu nombre sin voz, sin aliento.

 Ya no lo busco, solo lo pintorretié en azul en un cuento donde tú eras un rey y yo una princesa de un palacio real de hadas y de duendes y las gaviotas volaban al  anochecer...

Tu nombre que era azul se quedó en el recuerdo de un retrato sin rostro, sin ternuras, sin mimos, sin alientos, solo eso…  ya se fueron  tus palabras, ya no te nombro entre mis versos, me quedé frente al mar, buscando el firmamento entre gaviotas y aromas de otros tiempos…

Entradas populares de este blog

Giniteando vs Jineteando. Primera Parte.

Mañana será el cumpleaños de mi padre JESUS MIGUEZ OTERO, no había otra cosa que le gustara más que una celebración.

Del jardín de las delicias.