El tío Juan.

 Manuel Hernández Valdés: Artista plástico cubano, 
dedicado principalmente a la caricatura,
 la pintura con temas campesinos y la cerámica. 
Nace en Limonar, Matanzas el 2 de enero de 1943

Mi tío Juan también tenía un caballo y siempre pensé que él dormía encima de él, porque muchas veces lo vi dormido sobre su montura, tuvo un final para un cuento, cuando murió, los hijos lo vendieron y se compraron una bicicleta, eso para mí fue el peor desacato a su memoria, nunca lo olvidé ¿Qué podía hacer yo si nunca tuve un caballo ni podía comprárselo? ¿Dónde lo iba a meter? Además era una niña que nadie tenía en cuenta a pesar de mis desplantes y algarabías. Ahora miro hacia atrás y pienso que debí hacer algo, no era muy tan chica pero, nada esas cosas que lastiman y ahí se quedan.

 El caballo de él, no era blanco, era carmelita y creo que no tenía nombre, no lo oí llamarlo por ninguno o tenía uno y yo nunca lo supe porque en verdad, pensé más en el caballo después que lo llevaron al pueblo para cambiarlo por la bicicleta.

También vendieron la vaca y entonces compraban la leche en el pueblo, él no los enseñó a ordeñarla y cosa rara, no me dio tanta pena con ella y su cría, ahora que pienso en estas cosas la recuerdo cuando la llevaban a tomar agua al pozo, iba con un paso lento parecía un monumento que andaba, la recuerdo bien, era linda la vaca.

Perdón, se me olvidaba contar como murió mi tío, que además era mi padrino, un día algún vecino paso por el camino real: - Qué raro que Juan García esté descansando a estas horas del día- Dicen que desde su caballo le dio varias voces y el tío ni se movía; estaba muerto, nunca se supo de qué, dijeron que el corazón, cuando entonces no era obligado hacer la autopsia aunque ya había triunfado la revolución, creo que eso fue por el 60 y pico, no le habían quitado toda la tierra, le quedaban unas tierritas allá por Palmar Bonito que fue donde lo encontró Tito, su vecino y compadre.

Creo que fue el primer tío que se me murió y fue tan fácil su muerte que paso como su vida sin pena ni gloria, solo fue un hombre bueno, un campesino honrado que trabajo muy duro la tierra. Debe estar en el cielo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Giniteando vs Jineteando. Primera Parte.

Mañana será el cumpleaños de mi padre JESUS MIGUEZ OTERO, no había otra cosa que le gustara más que una celebración.

Todos somos Venezuela. Vida, Libertad y Justicia.