Ir al contenido principal

La Habana desde el recuerdo de sus hijos ausentes. Parte Quinta con Gilberto Dihigo.


- Abandonada a su dolor, hermosa, seductora e inolvidable La Habana lo conmueve siempre desde la distancia, porque por esa ecuación tal vez simplista de explicar lo inexplicable y que lo defiende ante el poder de la razón, La Habana es La Habana y no hay que decir más.
Detrás de ese nombre se encuentran las caricias tiernas e imborrables de la madre, el misterio del primer beso, los amigos de siempre, las carcajadas más despreocupadas y un sentimiento de pertenencia que lo acompaña en su paso por el mundo. Detrás de ese nombre se encuentran un torbellino de emociones frescas y primerizas, todas genuinas.
No es necesario cerrar los ojos para verla desafiante y cansada, envuelta dentro de esos azules verdosos del cielo, insinuada por un mar de aguas cálidas que a veces es quieto y sereno, otras tan furioso que causa temor su visible agresividad, pero al final siempre es hermoso. Su sonido inconfundible de ciudad musical, media negra, media blanca, es audible en los más remotos oídos, sus destellos invisibles que reclaman fidelidad son visibles dentro de los más remotos pensamientos, las más intricadas mentes de quienes salieron de su vientre.


¡! La Habana!.. maravillosa ciudad que fue amada desde que surgió, hoy en día con los signos visibles del transcurrir del tiempo en su fisonomía, exhibiendo jirones de un época feliz cuando solo decir su nombre la situaba dentro de las ciudades más famosas del mundo. Ahora solo le quedan los laureles y el orgullo por su belleza perdida.
La Habana es una suerte de retrato de Dorian Grey a la inversa, solo vemos su entorno colorido con poderosas fachadas iluminadas en viejas postales, películas y fotos del pasado, porque La Habana real, esa Habana que entristece verla, muestra un rostro tan deteriorado y patético, tan distante del ayer, que siempre es preferible recordar la imagen idílica de sus vidrieras alumbradas, sus noches con lugares celebres que no dormían, que algunos reconocen en películas y otros vivieron con intensidad.


Pasear por el malecón, sentir en el rostro el aire fresco del mar o caminar por las callejuelas de la parte vieja de la ciudad repletas de historias centenarias, ascender por la vetusta escalinata de la Universidad y mirar hacia atrás y ver la línea hermosa que ofrece San Lázaro para indicar el mar o sencillamente llenarse los ojos por Quinta Avenida, son reflejos de la majestuosidad que asombra todavía al nuevo visitante y hace decir a boca llena: La Habana es La Habana.


 Un compañerito de la infancia, Rogelio Cordero, quien vive en Alemania sin saber que emborronaba cuartillas envió en un correo esta confesión sobre su también capital:
¡!!Cuantos recuerdos hermanos,  cuanta picaresca sana!!!!!
y hoy día nada cercanos de nuestra ciudad ...La Habana!!------
nuestras cabezas con canas de nostalgias van vestidas
 aún perdura en nuestras vidas ese recuerdo sagrado.
Y es que el recuerdo de La Habana, sus virtudes, la promesa de lo que ya no fue, su singularidad y porque no pluralidad, caminan por las calles de Nueva York, México, España, Miami, Suecia, China, Costa Rica, Japón, Paris, Bruselas, Argentina, Italia, en fin por todos los rincones del mundo donde un habanero plantó su sombra, ahí llegó, junto con él, la mística de su ciudad, esa que una poetisa llamó “señora de la gran llave”. La ciudad que necesitaba varias leyendas para saber su nombre y el cual algunos creen que viene de la palabra india “abana”, que significa “ella está loca”. ¿Será por eso que los habaneros son un poco locos?, quien sabe, pero todos saben que La Habana es La Habana y eso es suficiente como advertencia.


Tal vez hay mejores ciudades, porque no, tal vez unas sean más lindas, más confortables, mas dinámicas, nadie puede discutir eso. Sin embargo ninguna es como La Habana, pese a que ahora sus calles se encuentren deterioradas con los huecos del bombardeo del abandono, la mayoría de sus casas sin pintar, los edificios envejecidos debido al comején político que la colocó de manera siniestra en la ruta de una dimensión ruinosa que destruye poco a poco sus vestiduras.


Pese a todo esos males, La Habana no pierde su espíritu de saberse grande y que un día, no sabe cuándo, volverá a brillar como antes y entonces sus miles de hijos ya no tendrán la necesidad de pensar en la belleza de una ciudad del pasado y explicar lo inexplicable. A fin de cuentas La Habana es La Habana y no hace falta más.

Publicado 9th August 2011 por EL NIETO DEL MAMBI

Comentarios

Entradas populares de este blog

Giniteando vs Jineteando. Primera Parte.

“ Eres precisa en el ritmo, exacta en el gemido, 
dócil a las maneras del amor.” Jaime Sabines.

A propósito del nombre de mi blog, del que he hablado poco y es una deuda con mis lectores, tal vez sea un fallo de mi parte o simplemente porque esta palabra para nosotros los cubanos, tiene un significado muy especial y ¿Por qué no decirlo? Porque nos duele, si duele hablar del tema, aunque en mi caso, que he sido testigo de los acontecimientos insólitos de nuestro país, un poco que, si bien, no voy a justificar la prostitución, voy a tratar de hablar de las jineteras y jineteros sin pasarles la cuenta por la crudeza de la historia que les tocó representar y toda la carga ética y de valores que ello representa, quiero ser indulgente porque de alguna manera somos víctimas y no victimarios y dejaré que el tiempo en complicidad con la Historia se ocupe de tema, demasiado inmediato para mí, no es historia, aún sigue siendo noticia. Así que vuelvo a mi Habana querida desde donde me siento en mi b…

Mañana será el cumpleaños de mi padre JESUS MIGUEZ OTERO, no había otra cosa que le gustara más que una celebración.

Mañana será su cumpleaños, el cumpleaños de mi padre JESUS MIGUEZ OTERO (3 de Mayo) no había otra cosa que le gustara más que una celebración, por suerte siempre lo hacíamos, aun en los momentos CUMBRES de la dictadura que comprar un kake era cosas de sabios y astutos merolicos, muchas veces lo hicimos, reuníamos los huevos y la harina y ahí su torta con unas cuantas velitas, eran muchas, siempre me parecieron muchas, por que será que a los padres les ponemos más años de los que tienen...



 El tenía muchos, se los trajo de España, pensándolo bien siempre sus cosas me traian un olor especial que venía desde muy lejos, para mi España en aquella época estaba en el otro mundo, eso oía decir y me aterraba, hasta preguntar me daba miedo¿Cómo era eso del otro mundo? Seguro estaba muy lejos y nunca podría visitar ese lugar de donde salió mi padre para América.


 Era una niña, entonces, ahora ya no y aunque conocí el lugar, me gustaría seguir pensando que está bien lejos, que hay muchas uvas y …

Todos somos Venezuela. Vida, Libertad y Justicia.

¿Qué habrá pasado con las palabras ternura, respeto, comprensión, verdad, libertad, justicia, fidelidad, hermandad y tantas otras que se emplean a diario por seres desleales a la vida?
No digo amor, creo que la han envilecido y deformado mucho de tanto usarla esos desalmados es cierto que las palabras adquieren su verdadero significado en el discurso, en el contexto y añadiría y en boca de quienes las esgrimen.


Cuando alguien mata a un semejante en nombre del amor a una religión, a un dios, inspirados en fanatismos, en  mitos falsos, esos vocablos pierden el carácter morfológico de sus orígenes y adquieren otros que son antónimos, sus contrarios son recursos del lenguaje para que la comunicación se realice y todos podamos adueñarnos de sus reales contenidos, por algo la palabra es el milagro más grande que nos hace humanos, ese poder de establecer nexos entre los hombres nos convirtió en dueños de la vida, del planeta, del cosmos.
Pongamos ejemplos, en boca de tiranos que matan, dest…