Felicidades perrito...



Tengo un perro que se llama Mateo, revoltoso y juguetón me acabó con  mi sillón, guardador de secretos y de largas reflexiones.
Se lo perdoné pues desde que esta conmigo me ha enseñado que los sillones no guardan nada y me compré otro en Rooms To Go.

A todo lo que se mueve ladra y hasta ve fantasmas, él sabe que yo sé de esos misterios y me mira, el muy burlón... es un secreto entre los dos.

 Desde entonces es el señorito de la casa, virgen, aunque no operado, por órdenes de su otro amo:
- Al perrito no se le quitan ...  (Santa palabra)
 Yo maldije el machismo de los hombres y en el celibato que le imponíamos al pobrecito pero me consolé:
- Total ,todas ellas están operadas.

He pensado seriamente sorprenderlo con una hermosa salchicha, pero todos pegan el grito en el cielo, perdón, en el techo... cuando lo menciono... es otro secreto compartido...


Y en este Día del Perro, Mateo merece un buen regalito por toda la energía positiva que ha traído a nuestras vidas, así que habrá boda por todo lo alto (al estilo Sofia Vergara, pienso en silencio) porque él se lo merece en grande, es tan bueno mi Mateo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Giniteando vs Jineteando. Primera Parte.

Mañana será el cumpleaños de mi padre JESUS MIGUEZ OTERO, no había otra cosa que le gustara más que una celebración.

Del jardín de las delicias.