Ayer llovimos.




Tu y yo
amanecimos lloviendo
llovimos abrazados

Los bramidos de la noche
acercaron nuestros labios
se hizo la luz
mientras el silencio
se hacía cargo de los besos
y los juegos del amor

Los aguaceros del cielo
besaron las ausencias
lavaron las heridas
La inseguridad  y los miedos
se fueron tras los cristales
Ni los truenos ni los relámpagos
apagaron nuestros sueños

Llovieron besos y caricias
que aun no nos habíamos dado

 Amanecimos mojados
besando nuestros pecados
 abrazados a los recuerdos



Entradas populares de este blog

Giniteando vs Jineteando. Primera Parte.

Mañana será el cumpleaños de mi padre JESUS MIGUEZ OTERO, no había otra cosa que le gustara más que una celebración.

Del jardín de las delicias.