Las rosas marchitas




Tu ausencia está en mis ojos
en otros rostros
en alguna calle al anochecer,
en mi mirada asombrada,
cuando camino por la casa
pensando si sientes mis pasos
 en el movimiento de la Luna
cuando se va y no dice adiós.
cuando abro una puerta,
cuando en la mañanas
busco tu nombre en algún rincón
donde solía dejarlo.

Hay veces que se dibuja en mi sonrisa
como una mueca de despedida
que ya no puedes sentir y ni oler.
Cuando alucino tu nombre
en las noches frías. embrujadas
de fantasmas
oigo que alguien te nombra,
creo adivinar tu rostro en otros
que nada tienen que ver con el tuyo.

Algún recuerdo me trae los ecos
lejanos de tu voz,
al cruzar el puente
de la ciudad abandonada
donde nunca nos vimos
 y me asalta tu olor a rosas.

Voraz y hambriento llega el tiempo
cargado de  recuerdos y de conversaciones
que un día nos unieron
y otros nos hicieron reír y llorar.

Se nos acabó el amor
como se seca un árbol
cuando la tierra se cansa
y no da nuevos frutos
no vale preguntarle al viento
ni a los rosales por qué 
dejaron de florecer.

 Las rosas se abrirán en otros patios
y renacerán al amor
vendrán con nuevos aromas
un día cualquiera, tal vez un anochecer.
y no llegamos a tiempo al reencuentro.
llegó el silencio, apagaron la noche,
y las estrellas se escondieron

El amor se alejó,.
se rompió el hechizo
Se acabó la magia entre los dos

Comentarios

Entradas populares de este blog

Giniteando vs Jineteando. Primera Parte.

Mañana será el cumpleaños de mi padre JESUS MIGUEZ OTERO, no había otra cosa que le gustara más que una celebración.

Todos somos Venezuela. Vida, Libertad y Justicia.