DIVISIÓN DE BIENES



No siempre en el amor se dan las cosas
o arriban al final imaginado,
y hoy llego a esta tarea fatigosa
de dividir los bienes del pasado.

Te traigo algunos libros de Galeano
y una camisa vieja, mal planchada,
quedate con la plancha y, ya que estamos,
decime cómo sigue esta humorada.



Quién se queda con qué parte de qué,
y cómo se resuelve aquel idilio,
la lluvia en la ventana,
y aquella madrugada
leyéndonos las cartas del exilio.

Dónde pongo el recital de Serrat
o aquel primer orgasmo adolescente,
la muerte de los viejos,
la nota en el espejo,
y el miedo a equivocar lo que era urgente.




Te dejo un pedacito de mis sueños
metido en el bolsillo de este saco,
me llevo tu sonrisa y tus silencios
ocultos en el disco del Polaco.

Nos vamos arrancando los pedazos
en esta división de lo que fuimos,
y acaso no esté mal, si en los zarpazos,
rozamos corazones que quisimos.

Andando como un ciego entre recuerdos,
mintiendo los olvidos del presente,
no encuentro las palabras que me expliquen
cómo es dejar la piel en otra gente.


Raimundo Rosales

Nació en Argentina en una época en la que el rock era la música de los jóvenes. Su adolescencia comienza, prácticamente, al mismo tiempo que aparece “La balsa”, ese hito del rock nacional.
Se crió en el barrio de Saavedra, en una casa compartida por cuatro familias, un solo baño y un patio en común. En una charla nos confesó que eran muy pobres. Su mamá era gallega y el papá, criollo, de la provincia de San Luis.

Poeta y periodista, Raimundo Rosales es uno de los principales referentes a la hora de hablar de los letristas contemporáneos abocados a la música ciudadana. Actualmente vive en Buenos Aires y es docente de un curso de letrística, en el Programa Cultural en Barrios, del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Se dicta desde hace 7 años en el barrio de Colegiales, donde se le da mucha importancia a la base teórica, a la técnica de la canción, a la retórica y a la poesía. «En ese programa yo empecé con talleres de periodismo. Un día propuse este curso, confiaron en mí y se acabó aquello».



Comentarios

Entradas populares de este blog

Giniteando vs Jineteando. Primera Parte.

Mañana será el cumpleaños de mi padre JESUS MIGUEZ OTERO, no había otra cosa que le gustara más que una celebración.

Del jardín de las delicias.