Ahora.



Ahora que con Internet lo sabemos todo,
que olvidamos la vida en los semáforos,
que lo problemas los soltamos por el mundo
y la guerra sigue siendo un mal inevitable.


Ahora que ya conoces mis horarios,
que nunca me despierto antes de las ocho,
que tengo una gata y un perro que me levantan
y solo necesito un altavoz para

que los oigan en todos los confines del planeta:

¿Cómo durmió anoche, compañero?
Y me asomo a tu ventana y te bombardeo con flores
que huelen a mar, a incienso, a pan recién horneado
porque son online.


Y no miento cuando te digo que las corté esta mañana
en mi jardín virtual donde siembro junto a las flores
nombres, besos, poemas, adióses, abrazos, lágrimas,
requiebros, perretas, arrumacos y aguaceros.


Publicado por gini

Comentarios

Entradas populares de este blog

Giniteando vs Jineteando. Primera Parte.

Mañana será el cumpleaños de mi padre JESUS MIGUEZ OTERO, no había otra cosa que le gustara más que una celebración.

Del jardín de las delicias.