La muñeca de trapo. Secreto¨IV



De las primeras cosas que Secreto aprendió de la vida cuando salió al mundo, sola y hambrienta fue que existen experiencias por las que tenemos que pagar un precio alto y una es la infancia cuando no sabemos desprendernos de ella y nadie te hizo nunca una muñeca de trapo. Algunos seres mezquinos  ven como un lujo no despertar de esa edad y te despiertan a puros golpes, no físicos, los que más duelen emocionales, abusivos... Nunca van a entenderte y prefieren las bofetadas.
Secreto fue aprendiendo como el chimpancé botánica en la selva a través de la experiencia y aprendió a sentir, a pensar y a esperar, sin esas virtudes estaría perdida y a merced de sus pensamientos, instintos y pasiones.

La niña, lo descifro mucho después cuando era una mujer joven, la vida le había pasado muchas cuentas, entonces supo que la libertad de pensar y de mal pensar y de pensar poco, la libertad de elegir por ella misma su vida, de elegirse sólo a ella le pertenecían y no tuvo que hacer juramentos ni invocar a los espíritus para que la acompañarán estas ideas en su peregrinar, fue su mejor talismán para enfrentarse a acontecimientos inesperados de los que ni con su astucia pudo esquivar pero fueron nuevas lecciones que la enseñaron a incorporarse al mundo que la esperaba y le abriría sus puertas ¿Estaría lista la joven para el desafío?

Entradas populares de este blog

Giniteando vs Jineteando. Primera Parte.

Mañana será el cumpleaños de mi padre JESUS MIGUEZ OTERO, no había otra cosa que le gustara más que una celebración.

Del jardín de las delicias.