Mileva. .



Un nombre muy bonito, iba a poner en el título, Mileva, la esposa de Albert Eisntein, me detuve y esta manía de acordarme de estas cosas de la morfología, la semántica, que lió y pensé muy seriamente y antes de continuar fui en busca de la preposición ¨de¨ y recordé que tiene varias significaciones, que los usos más frecuentes en español están relacionados con los conceptos de posecion y de pertenencia, entonces lo cambié y me dije, será Mileva, esto posiblemente no a todos se les ocurra separarla del marido famoso, a lo mejor, hasta ella misma me lo reprocharía. Tengo mis razones, mi natural instinto de ser yo y no la mujer o la hija o la hermana de alguien y ahora con las cosas de Trump y la Hillary casi me convierto en feminista, sexista, en fin en defensora de las mujeres abusadas y las no abusadas también. Mira tú...

Mileva  murió el 4 de agosto de 1948 en Zurich, Suiza, sumida en la pobreza, siendo sepultada en el cementerio de Northeim Friedhof en Zurich, Tuvieron que quitar su lápida porque nadie pagó los impuestos necesarios. Añadí otra diferencia, comenzar por su muerte a veces sucede, que la muerte se convierte en un espacio liberador muy importante en la vida de una persona, tal vez ella fue muy feliz y yo con estos rollos, ahora la tengo en mis manos, es como un personaje que me pertenece, aunque este es real , bueno, todo indica que no debió serlo mucho por las cosas que me faltan por contar.

 Milena nunca pudo ejercer sus carreras, a pesar que fue la primera mujer para la historia que cursó Matemáticas en el Instituto Politécnico Federal de Zurich, Suiza, donde conoció a Albert Einstein para la historia quedó como la esposa de Albert Einstein y sin embargo fue mucho más: fue  una mujer brillante de ciencias que tuvo que demostrar su capacidad intelectual ante los hombres de su época, que no veían con buenos ojos a una joven estudiando carrera que le correspondía al sexo fuerte.

Había nacido en Titel Vojvodina, Serbia, el 19 de diciembre de 1875, en una familia de terratenientes del imperio Astro-Húngaro, su padre que era militar de carrera, ella pudo cursar los primeros estudios en Austria para  ingresar al Instituto Politécnico Federal de Zurich.

Pero antes de presentar el examen de ingresó a la carrera de matemáticas, estudió medicina en la Escuela Federal de Berna Suiza. En 1903, ya como estudiante del Instituto Politécnico Federal, conoció a quien habría de ser su esposo, Albert Einstein, ambos iniciaron una relación académica de intercambio intelectual, aunque nacieron varios hijos.

Apoyó a su Albert Eistein en todos los aspectos de su vida pero concretamente contribuyó profundamente en el desarrollo de sus investigaciones científicas, al aportar la parte de los cálculos matemáticos que el joven investigador tenía que demostrar y no había calculadora, ni Internet.

 La pareja Einstein y Marić tuvieron una hija antes de casarse, Liecserl, al parecer que fue dada en adopción, aunque más tarde se unió a la familia porque existen fotografías al lado de su hija.

Al contraer matrimonio Mileva abandona la escuela para atender a la familia y continuar apoyando a Albert que trabajaba en la oficina de patentes de Suiza y en su tesis. En 1904, nació el primer hijo de la pareja y como buena ama de casa, Mileva atiende las labores del hogar y procura ingresos para la familia, renta habitaciones de la casa a estudiantes porque el sueldo del futuro Premio Nobel no les  alcanza para sufragar los gastos.
❦❛ ♥♥ s ❦❛
Mileva con los hijos de ambos

El segundo hijo llegó a los seis años, nace con problemas de salud mental, le dedica más tiempo a su cuidado. La pareja empieza a distanciarse y es entonces cuando Albert empieza a involucrarse con Elsa, prima de Mileva o de él, no lo sé bien. Una rara relación que duró la vida que les quedaba a  ambos, parece que la amó o la utilizó como hizo con la madre de sus hijos, a saber que con estos genios no hay quien pueda, lo cierto es que se les veía unidos  y ella siempre pendiente de él, dicen los que le conocieron que él encontró en ella lo que no encontró en Mileva y fue más feliz en esta relación.

Muy generosamente, Albert permite a Mileva permanecer en el hogar siempre y cuando cumpla con una serie de requisitos, que son los que describe en la carta precedente. Son crueles y  hoy para la mayoría de la población se trataría de abuso doméstico para mi es servidumbre, que los sabios aunque desconozcan las leyes tienen que cumplir con los requerimientos de la justicia.

 "A: Te encargarás de que mi ropa esté en orden. Que me sirvan mis 3 comidas regulares al día, en mi habitación.
Que mi dormitorio y estudio estén siempre en orden, y que mi escritorio no sea tocado por nadie excepto yo....
B: Renunciarás a tus relaciones personales conmigo, excepto cuando éstas se requieran por apariencias sociales.
En especial
no solicitarás que:
- me siente junto a ti en casa...
- que salga contigo..
-que viaje contigo.... "

Parece ser que Milena, seguía amándolo, necesitándolo o  las costumbres que inmovilizan y rigen nuestra conducta sin averiguar, nos vamos ajustando, como si realmente fuera más cómoda esta actitud ante la vida, sin pensar en los riesgo de irnos apagando poco a poco o realmente siempre lo amó porque tampoco el corazón de una mujer es un cofre abierto, se esconden muchos misterios y amores enfermos, no correspondidos a los que nunca les abrimos las puertas por donde escapar.

 Aunque para ser justa con el gran genio y no verla a ella siempre en el papel de víctima, me ha parecido, mi defendida, porque me he vuelto una jueza feminista, no es Mileva una mujer pasional, irresistible para el hombre que ama, más bien frívola me la imagino, poco seductora,  sin transparencias ocasionales para involucrarlo en los gemidos y las lágrimas del amor.

 Decía una profesora mía muy querida, que me enseñó no solo las obras de Shakespeare, de Dante de Calderón o de cualquier otro, recuerdo que aprendí de estas cosas divinas y aunque a amar no se enseña, es como si te destaparan los ojos y te despojaran de muchos prejuicios heredados. La recuerdo cuando nos hablaba de las primeras hembras que poblaron el Cosmos desde la aparición de los primeros Homininos, como Ardipithecus, Australopithecus, trataban de congraciarse con el varón y no estoy pensando en el trabajo más antiguo de la humanidad, eso viene después, pienso en ese juego que inicia y fortalece toda relación sexual, de pareja donde la hembra juega un rol fundamental, nosotras lo sabemos bien, aunque a algunas como a Mileva parece olvidarse.
❦❛ ♥♥ s ❦❛


Míralos ahí juntos , con la prima, coquetona y risueña,  a él se le ve muy dichoso. en este caso , aunque Mileva sea mi defendida, se lo merece por no darse su lugar, tampoco quiero ser injusta con ella, le faltaba ego, sentirse amada, protegida y no supo librar la batalla, el amor no se exige, ni se pide se gana y se cuida. Mileva, amiga mia, un abrazo.

Para los amigos y en público, aparentaban a una  pareja modelo reniego de esa hipocresía social que corroe el amor entre los seres humanos. (Ahora Maga me hace miau, como diciendome y yo que? Creo que sabe espanol leerlo y escribirlo)  El divorcio no pudo evitarse la infidelidad del esposo y los requerimientos para permanecer en el hogar eran suficientes para cualquier mujer, era demasiado sabio para tan abnegada criatura, corría el año 1919.

Mileva recibió el dinero del Premio Nóbel, que él en un momento de bondad, de mea culpa o locura, a saber, le había prometido, ella, y esto lo pongo yo, lo cogió rápidamente y se fue a Zurich con los hijos de ambos .Hay algunos algunos historiadores que hacen la historia de otra forma y señalan que Einstein le entregó el monto del premio porque fue ella en realidad quien planteó las bases de la Teoría de la Relatividad y que Albert las desarrolló. Esta hipótesis se basa en la correspondencia que mantuvieron como novios y también en las declaraciones hechas por Mileva a una amiga acerca de que acababan de terminar la Teoría que haría famoso a su marido.

 Mileva se dedicó al cuidado de sus hijos y contribuyó a que el mayor pudiera concluir los estudios de ingeniería en la misma escuela donde se conocieron ella y el gran científico Albert Einstein.

Una vida anónima al lado de un gran hombre y quizás se pueda aplicar eso de que todo gran hombre necesita al lado a una gran mujer. Yo creo que ella lo hubiera sido al lado de cualquier hombre que le hubiera tocado o mejor hubiera sabido escogido.

Nota:
 El articulo esta plagado de conjeturas mías, opiniones feministas, sexistas, del barrio, de mi mama, no pude escapar de citas y recuerdos que me ayudaron a introducirme dentro de esta congénere tan especial que fue la esposa de uno de los genios más grande de este Mundo que habitamos y para muchos el más grande del siglo XX.

❦❛ ♥♥ s ❦❛

Comentarios

Entradas populares de este blog

Giniteando vs Jineteando. Primera Parte.

Mañana será el cumpleaños de mi padre JESUS MIGUEZ OTERO, no había otra cosa que le gustara más que una celebración.

Todos somos Venezuela. Vida, Libertad y Justicia.