Casi tan gris...





Hoy no voy a celebrar nada, voy a terminar de limpiar mi cocina porque como decía mi mamá, el que espera el año nuevo con la cocina sucia se la pasa todo el año así y yo ya tengo alguna experiencia por mis desobediencias.

Voy a acariciar un rato a Maga, ya es una exigencia de mi gata, le haré el plato a mi esposo que se ha cansado de pedirme durante el 2016 y siempre me hago la sueca, patas de cerdos... También un repaso por mis libros y pondré en mi buró a Paradiso, le toca al tocayo. Voy a guardar unos segundos por la suerte de estar vivos para saldar cuentas con el Universo y no me tire de mal agradecida, voy a recordar a Serrat, hoy es su cumpleaños, con sus canciones y desearle muchas felicitaciones.

Hoy prohibido teléfono y facebook, el dia es mio, si hay alguien que me lo quiere arrebatar lo mandaré bien lejos, no voy a celebrar nada solo el milagro de respirar, el placer de mis sentidos, el amor a los que quiero y me quieren, los recuerdos de mis muertos y la magia de los misterios indescifrables de la naturaleza, los ladridos de Mateo y el ronroneo de Maga.

Creo que tengo el plan perfecto, solo extraño algo, al mar y sus olores y ruidos que siempre me acompañaron, nada de morriñas, me conformaré con los acordes de La chica de la valija... y me quedo con Casi tan gris como es el mar de invierno...


Entradas populares de este blog

Giniteando vs Jineteando. Primera Parte.

Mañana será el cumpleaños de mi padre JESUS MIGUEZ OTERO, no había otra cosa que le gustara más que una celebración.

Del jardín de las delicias.