No se muera vuestra merced, señor mío...



La mayor locura que puede hacer un hombre en esta vida es dejarse morir sin más ni más
—¡Ay! —respondió Sancho llorando—. No se muera vuestra merced, señor mío, sino tome mi consejo y viva muchos años, porque la mayor locura que puede hacer un hombre en esta vida es dejarse morir sin más ni más, sin que nadie le mate ni otras manos le acaben que las de la melancolía. Mire no sea perezoso, sino levántese desa cama, y vámonos al campo vestidos de pastores, como tenemos concertado: quizá tras de alguna mata hallaremos a la señora doña Dulcinea desencantada, que no haya más que ver. Si es que se muere de pesar de verse vencido, écheme a mí la culpa, diciendo que por haber yo cinchado mal a Rocinante le derribaron; cuanto más que vuestra merced habrá visto en sus libros de caballerías ser cosa ordinaria derribarse unos caballeros a otros y el que es vencido hoy ser vencedor mañana.

—Así es —dijo Sansón—, y el buen Sancho Panza está muy en la verdad destos casos.
—Señores —dijo don Quijote—, vámonos poco a poco, pues ya en los nidos de antaño no hay pájaros hogaño. Yo fui loco y ya soy cuerdo; fui don Quijote de la Mancha y soy agora, como he dicho, Alonso Quijano el Bueno. Pueda con vuestras mercedes mi arrepentimiento y mi verdad volverme a la estimación que de mí se tenía, y prosiga adelante el señor escribano.

 El final maravilloso, el caballero recobra la lucidez y Sancho, imbuido del idealismo de su amo ve la realidad desde otra óptica, ha ido transformándose y el rudo campesino quiere detener la muerte y va contra toda logica y razon.
—. No se muera vuestra merced, señor mío, sino tome mi consejo y viva muchos...



Imagenes de:

Lauren Simmonds funciona a través de dibujo, escultura, vídeo, instalación y performance. Su trabajo es inspirado por la fragilidad, la humanidad, la naturaleza, simbolismo, ritual, el tiempo y la luz.
Vive y trabaja en Melbourne, Australia.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Giniteando vs Jineteando. Primera Parte.

Mañana será el cumpleaños de mi padre JESUS MIGUEZ OTERO, no había otra cosa que le gustara más que una celebración.

Del jardín de las delicias.