Poema doble del lago Eden.

Broadway, cielo nublado NY...  Rank Uiller

 Federico García Lorca: "Poeta en Nueva York"

"Nuestro ganado pace,
 el viento espira"
Garcilaso

Era mi voz antigua
ignorante de los densos jugos amargos.
La adivino lamiendo mis pies
bajo los frágiles helechos mojados.

¡Ay voz antigua de mi amor,
ay voz de mi verdad,
ay voz de mi abierto costado,
cuando todas las rosas manaban de mi lengua
y el césped no conocía la impasible dentadura del caballo!

Estás aquí bebiendo mi sangre,
bebiendo mi humor de niño pesado,
mientras mis ojos se quiebran en el viento
con el aluminio y las voces de los borrachos.

Déjame pasar la puerta
donde Eva come hormigas
y Adán fecunda peces deslumbrados.
Déjame pasar, hombrecillo de los cuernos,
al bosque de los desperezos
y los alegrísimos saltos.

Yo sé el uso más secreto
que tiene un viejo alfiler oxidado
y sé del horror de unos ojos despiertos
sobre la superficie concreta del plato.

Pero no quiero mundo ni sueño, voz divina,
quiero mi libertad, mi amor humano
en el rincón más oscuro de la brisa que nadie quiera.
¡Mi amor humano!

Esos perros marinos se persiguen
y el viento acecha troncos descuidados.
¡Oh voz antigua, quema con tu lengua
esta voz de hojalata y de talco!

Quiero llorar porque me da la gana
como lloran los niños del último banco,
porque yo no soy un hombre, ni un poeta, ni una hoja,
pero sí un pulso herido que sonda las cosas del otro lado.

Quiero llorar diciendo mi nombre,
rosa, niño y abeto a la orilla de este lago,
para decir mi verdad de hombre de sangre
matando en mí la burla y la sugestión del vocablo.

No, no, yo no pregunto, yo deseo,
voz mía libertada que me lames las manos.
En el laberinto de biombos es mi desnudo el que recibe
la luna de castigo y el reloj encenizado.

Así hablaba yo.
Así hablaba yo cuando Saturno detuvo los trenes
y la bruma y el Sueño y la Muerte me estaban buscando.
Me estaban buscando
allí donde mugen las vacas que tienen patitas de paje
y allí donde flota mi cuerpo entre los equilibrios contrarios.

En Poeta en Nueva York (1929-30)
De “Poéticas”:http://poeticas.es

***

Nota biográfica.

Federico García Lorca (Fuente Vaqueros, Granada, 5 de junio de 1898-camino de Víznar a Alfacar, Granada, 18 de agosto de 1936) fue un poeta, dramaturgo y prosista español, también conocido por su destreza en muchas otras artes. Adscrito a la llamada Generación del 27, fue el poeta de mayor influencia y popularidad de la literatura española del siglo xx. Como dramaturgo se le considera una de las cimas del teatro español del siglo xx, junto con Valle-Inclán y Buero Vallejo. Murió fusilado tras el golpe de Estado que dio origen a la Guerra Civil Española solo un mes después de iniciada ésta.


Rank Uiller, City New York


"Poeta en Nueva York".

De 1929-1930, en que el poeta vivió como estudiante en Columbia University fue escrito el poemario "Poeta en Nueva York". Suscitó el interés de profesores y críticos norteamericanos por un poemario inspirado por Nueva York escrito por un poeta español
 El poeta ofrece las claves de lo que le significa Nueva York, la primera ciudad extranjera que conoció, como un complejo urbano alucinante, como un espacio inusual que avivó su inspiración  poética, observó a tensión racial y religiosa en la que la espiritualidad negra es la triunfadora final del conflicto étnico para el poeta.

Su visión de Nueva York es la reacción lírica que la urbe le suscitó con sinceridad y simplicidad, cualidades que, aclaró, no son intelectuales sino fundamentalmente poéticas: la arquitectura extrahumana y su furioso ritmo. En los primeros poemas mezcló confusión y alegría. Pero luego, al estrechar el foco de su visión, observó el mecanismo de la vida social y “la dolorosa soledad de los hombres y sus máquinas”.

 Captó el poeta que los rascacielos se alzan en el cielo sin el deseo de ser nubes o llegar a la gloria. Dice: “Los ángulos de la arquitectura gótica surgen del corazón de la muerte. Los fríos rascacielos poseen una belleza sin raíces y revelan que no hay complacencia o estupidez capaces de trascender o conquistar la arquitectura espiritual, que es la perpetua intención del arquitecto. “No hay nada más poético y terrible que la batalla de los rascacielos con el cielo que los cubre”. Pocos días le tomó comprender a Federico a ese inmenso mundo desconocido para él.

 “Poeta en Nueva York” no es un producto solo de las vivencias personales sino de una estremecedora versión onírica, subterránea de la urbe y  fantástica de una ciudad fantástica derivada de una monstruosa pesadilla anidada en las corrientes de la conciencia de un poeta dotado de las cualidades del Bosco y Goya para percibir lo sobrenatural y demoníaco por encima de la realidad cotidiana. El surrealismo en todo su esplendor  se había apoderado del gusto y el quehacer del poeta granadino la irradiación torrencial de la escritura automática, liberada desde los planos de la subconciencia poética.



Entradas populares de este blog

Giniteando vs Jineteando. Primera Parte.

Mañana será el cumpleaños de mi padre JESUS MIGUEZ OTERO, no había otra cosa que le gustara más que una celebración.

Del jardín de las delicias.