... Y tus pantalones verdes.



La voz del viento llegaba
cargando versos, canciones y rezos,
de olores a brisas del mes de abril
y de las mandarinas verdes.
Andaba confiada
segura de que Dios existe
y los duendes también.

... Llegaron las lluvias,
sin avisar  ...

Te busqué
en los rostros de otros...
Invoqué a Buda, a Jehová, a Satanás
a los dioses musulmanes y a los taoístas
a los condenados a muerte,
entre mis muertos,
entre los inmigrantes
 los dreamer,
 los peregrinos,
los hechiceros,
 los saltamontes.

Pregunté a los ángeles
de las madrugadas
 a las sombras....
Conocían de otro
igual a ti
con tu rostro, tu sonrisa
 y tus pantalones verdes.

Así fue que busqué
aquella del ultimo carné.
No podías ser tú....
 Eras...
Volví la hoja
parecías un ser  malvado y virulento
un pájaro hambriento
usurpador de nidos
voraz de codornices
mentiroso y cobarde,
 en el lodazal del tiempo
vendiendo panfletos
para el próximo concierto.

Te eché en algún tiesto
entre mis alpargatas verdes.





Comentarios

Entradas populares de este blog

Giniteando vs Jineteando. Primera Parte.

Mañana será el cumpleaños de mi padre JESUS MIGUEZ OTERO, no había otra cosa que le gustara más que una celebración.

Todos somos Venezuela. Vida, Libertad y Justicia.