Monólogo...




 - ¿Por qué no me lo había contado antes?

(...)

-No, lo hubiera entendido.

(...)

-Lo hubiera querido igual
-Y después ...

(...)

- Tampoco sabía eso, debió haberle dolido mucho.
-Siga pero siga contando...

(...)

-No se averguence.

(...)

-¿Nadie lo vio?

(...)

-Ya sé, desahoguese... hágalo... lo necesita...
(...)

La sangre ... si, siga... siga...sus ojos... su sangre salpicada por las paredes.

(...)

-Hay veces que hay que poner la vida por delante y jugársela...

(...)

-No soy quien para juzgarlo.

(...)

-No sé qué hubiera hecho, la sangre siempre me asusta.

(...)

-Nada lo conmovió, sus gritos, sus ruegos, sus quejidos, su... sangre.. sus ojos
¿No se apiadó, entonces?
 Si no lo juzgo...

(...)

- Dios nunca aparece...
Nos mira desde lejos y nos juzga y nos condena...

(...)

-Debió de contármelo entonces.

(...)

-¿Nadie se enteró a nadie se lo contó?

¿No ladró la perra de Secundino a los gritos, a los mujidos?

(...)

-Pues si no lo estoy juzgando, saque todo lo que le queda allá dentro... no lo guarde mas.

(...)

- ¿Le hizo semejante confesión... No mostraba arrepentimientos?

(...)
(...)

-Cualquiera en su lugar...Yo hubiera hecho lo mismo.

(...)

- No haga eso...

(...)

- No, no lo haga...

(...)

Los abuelos no lloran.


Epilogo:

Jaime Sabines, Pasa el lunes.

He aquí la verdad: hacer las máscaras,
recitar las voces, elaborar los sueños,
Ponerse el rostro del enamorado,
la cara del que sufre,
la faz del que sonríe,
el día lunes, y el martes, y el mes de marzo
y el año de la solidaridad humana,
y comer a las horas lo mejor que se pueda,
y dormir y ayuntar,
y seguirse entrenando ocultamente para el evento final
del que no habrá testigos.
Jaime Sabines, Pasa el lunes

Comentarios

Entradas populares de este blog

Giniteando vs Jineteando. Primera Parte.

Mañana será el cumpleaños de mi padre JESUS MIGUEZ OTERO, no había otra cosa que le gustara más que una celebración.

Todos somos Venezuela. Vida, Libertad y Justicia.