No permitamos que la maldad y las ambiciones de unos cuantos campeen por el planeta cometiendo fechorías y los crímenes más horrendos




Siguen llegando imagenes de distintas partes del mundo, los medios eficaces nos las muestran y si es cierto que la información nos hace libres también nos compromete con los acontecimientos que ocurren y cuando no son para recrearnos en ellos, tomar partido, ponerse al lado de las víctimas es la respuesta de todo hombre honrado.


No puede la maldad ni las ambiciones de unos cuantos andar por el planeta cometiendo fechorías y los crímenes más horrendos. Odio y muerte para los que tales hechos realizan con tanta impunidad, el castigo para aquellos que no respetan la paz, el amor entre los hombres que asesinan y matan en guerras que solo la ambición es lo que las inspiran.

En Siria están matando a la inocencia, destruyendolo todo en nombre de ideas esgrimidas por estafadores del alma con impunidad y salvajismo, en Venezuela unos imbéciles desgobiernan y lo atropellan todo, roban, asesinan, mienten, en Cuba, la islita del Caribe, la mayoría de sus hijos nacidos en dictadura no conocen la libertad, huyen y arriesgan sus vidas, mientras allá los siguen golpeando y asesinando.

El mundo ha creado instituciones que un día tuvieron fuerza y autoridad para condenar a estos bribones asesinos y depredadores de la vida en sociedad, vemos con dolor que esas instituciones como la ONU y la OEA, solo por citar las mas cercanas a mi entorno han perdido sus poderes aunque sus líderes en muchas ocasiones sean hombres honrados y de bien. Se hace hora ya de que sean sustituidas por otras de acuerdo a los tiempos en que vivimos ante enemigos como los fundamentalistas islámicos, los sietemesinos de América, repugnantes y envilecidos caudillos que piensan que la vida y las haciendas de sus súbditos les pertenecen.


El mundo necesita de la fuerza para contrarrestar a esta plaga de hombres dañinos, es necesario que todos marchemos unidos olvidándonos de rivalidades históricas y defendamos el derecho a vivir en paz, el derecho a la vida. No mas abusos, no más muertes violentas, no más odios raciales, ni religiosos, respetemonos y convivamos cada cual con sus capacidades, sus defectos y virtudes porque todos somo iguales, a todos nos duele que nos maltraten, nos ofendan, nos golpeen, nos maten a lo que mas queremos, nos quiten lo que hemos conseguido con nuestro trabajo, seamos amigos de verdad, hermanos porque el Cosmos así lo quiso, después averiguaremos quién nos puso en este mundo y para qué, mientras tanto seamos felices y hagamos un mundo mejor.




Entradas populares de este blog

Giniteando vs Jineteando. Primera Parte.

Mañana será el cumpleaños de mi padre JESUS MIGUEZ OTERO, no había otra cosa que le gustara más que una celebración.

Del jardín de las delicias.