Todos somos Venezuela. Vida, Libertad y Justicia.



¿Qué habrá pasado con las palabras ternura, respeto, comprensión, verdad, libertad, justicia, fidelidad, hermandad y tantas otras que se emplean a diario por seres desleales a la vida?
No digo amor, creo que la han envilecido y deformado mucho de tanto usarla esos desalmados es cierto que las palabras adquieren su verdadero significado en el discurso, en el contexto y añadiría y en boca de quienes las esgrimen.


Cuando alguien mata a un semejante en nombre del amor a una religión, a un dios, inspirados en fanatismos, en  mitos falsos, esos vocablos pierden el carácter morfológico de sus orígenes y adquieren otros que son antónimos, sus contrarios son recursos del lenguaje para que la comunicación se realice y todos podamos adueñarnos de sus reales contenidos, por algo la palabra es el milagro más grande que nos hace humanos, ese poder de establecer nexos entre los hombres nos convirtió en dueños de la vida, del planeta, del cosmos.
Pongamos ejemplos, en boca de tiranos que matan, destruyen y corrompen tienen el mismo significado que cuando las dicen hombres dignos, respetuosos del derecho de los demás, compasivos, capaces de sacrificios? No lo creo porque no es así.

Un miembro de la Milicia Bolivariana
 levanta el puño amenazante contra su pueblo. 

        
No podemos dejarnos engañar por los usurpadores de la justicia, la verdad, la libertad, la hermandad aunque se sirvan del caudal de palabras que la humanidad ha creado para expresar los principios mas elevados de los hombres honrados que quieren el bien para todos los que habitamos este planeta. Ellos jamás se comunicaran con las persona de bien, les hablan a un grupo reducido que son sus iguales o sus ladinos subalternos que se mueven por viles intereses personales, generalmente lamebotas sin escrúpulos.



Despertemos y hagamos filas junto a los hombre de buena voluntad, desprecio, odio y muerte a los que solo saben sembrar muerte y miserias en los corazones, no tienen derecho a la vida quienes no la respetan y matan y humillan en su afán de obtener riquezas y poder en nombre de palabras vacías de significados en sus bocas, esgrimiendo el amor a la patria, a la paz y para ello necesitan secuestrar nuestras almas, nuestros sentimientos, llenarnos de miseria y abolir los derechos humanos que todo hombre tiene derecho al momento de nacer. Detectarlos a tiempo y detenerlos para que no se nos haga tarde y el remedio sea el holocausto de un pueblo.


Todos somos Venezuela.
Vida, libertad y justicia.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Giniteando vs Jineteando. Primera Parte.

Mañana será el cumpleaños de mi padre JESUS MIGUEZ OTERO, no había otra cosa que le gustara más que una celebración.