Delmira Agustini… Todos los estremecimientos del espíritu femenino

Pintura Tatiana Inguanzo.


tu beso
puñal de fuego en vaina de embeleso,
me come en sueños como un cáncer rosa”

Delmira Agostini 

Siempre he sentido curiosidad por esta escritora, muchas veces la vida y la obra no andan juntas, el misterio de esta mujer especial es su obra, es su vida, no puede huir de sus garabatos, no puede escapar, vive desde dentro, como siente y está ahí, me parece escuchar cuando leo sus versos, sus gemidos, sus risas y llantos.

Su época no fue un freno para vivir y morir a su manera pero no la perdonó y en una danza de la muerte los Dioses paganos le pidieron, no su alma que ya la había entregado al sacrificio, le pidieron su vida, su sangre, no pudo como la monja mexicana escribir su historia con su propia sangre, se adelantó a la voluntad de su destino y entrego su vida ¿A quién? Solo ella lo sabe ¿Al amor? ¿Al hombre que la llevo a la cima de la montaña? O simplemente huyo y desobedeció a las voces ocultas que le pedían inmolarse que no es mismo inmolarse que huir y sin permisos de nadie escribir el último capítulo de su vida. Misterios…

No buscó el más allá queriendo escapar de sí misma hacia su obra, viajó el mas acá en busca de su propio ser para encontrar su propia expresión. Su mundo nos llega a veces doloroso o riente, sencillo o complicado… Así es la joven poetisa uruguaya, espiritual, sentimental y llena de emociones que la hacen humana y divina.

Su historia la seguiré en artículos que llegaran como pan acabado de hornear porque su vida y su muerte están en todas las mujeres que vamos por el mundo buscando la felicidad desde un mundo tumultuoso de sentimientos y espiritualidad, rara combinación pero nosotras sabemos que es posible.


georgina miguez lima ©.

Entradas populares de este blog

Giniteando vs Jineteando. Primera Parte.

Mañana será el cumpleaños de mi padre JESUS MIGUEZ OTERO, no había otra cosa que le gustara más que una celebración.

Del jardín de las delicias.