Ir al contenido principal

Giniteando con mis miedos.



El miedo tiene un límite que me atrae, estás en el precipicio y dos opciones, lo enfrentas o huyes, si lo enfrentas te sientes bien contigo, si huyes siempre tienes un motivo, me gusta retarlo, sentir ese minuto exacto donde estás a solas contigo misma y tienes que tomar una decisión. Son momentos que se guardan en la memoria que se quedan, recuerdo cuando me propusieron para la Juventud, me sentía acorralada y dije, tengo miedo de decir que Dios no existe, tengo miedo del miedo por decir estas cosas, ellos siempre me vieron como una burguesita, sabia de eso y el miedo me salvó de ser seleccionada
 No se trata del  miedo que sentimos todos porque es un sentimiento muy humano, más bien me refiero, al minuto exacto que yo diría lo disfrutas y lo aprisionas cuando el alma y el cuerpo se desordenan y debes actuar y sientes en esas fracciones de segundos que se ha ido y te liberas, para mí esos momentos son únicos e irrepetibles y hasta siento algún placer, más bien una tesis del gusto por el miedo o el disfrute del miedo, todo un culto a los momentos en que nos sentimos frente al miedo invencibles.
 Es muy raro ese miedo que no te hace cobarde y el  mejor cómplice eres tú mismo. Cuando escribo se respiran mis miedos, así que no se asombren, son mis miedos….
Tengo miedo Señor de este amor con pecado, de morderme las uñas para poder olvidarlo. Rezaré un montón de padres nuestros y haremos un pacto. Lo sacaré de mi cuerpo, lo prometo, por la memoria de mi madre, pero no me pidas, Señor que me olvide de quererlo.
En las noches oscuras y de miedos, los negros brujos me visitan, siento las voces de mis muertos, no quiero volver a morir, les advierto… Veo risas, tengo miedo y te busco… La noche me sigue asustando, oigo voces huecas, virtuales, cibernéticas, con mayúsculas me escriben en la pantalla ¿A quién buscas?...
 Tengo miedo de mis inseguridades, heredadas de antiguos deseos que me engañaban con señales de un mundo que no existía.

georgina miguez lima ©.

Comentarios

  1. El miedo qué siempre nos acompaña. Desde la niñez lo sentimos, y lo hacemos parte de la vida. A veces nos paraliza al extremo, pero así y todo no nos queda de otra qué enfrentarlo con ganas, aunque literalmente estemos muriendo a causa de él.

    ResponderEliminar
  2. no debes tener miedo, todo es efímero, nada

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Giniteando vs Jineteando. Primera Parte.

“ Eres precisa en el ritmo, exacta en el gemido, 
dócil a las maneras del amor.” Jaime Sabines.

A propósito del nombre de mi blog, del que he hablado poco y es una deuda con mis lectores, tal vez sea un fallo de mi parte o simplemente porque esta palabra para nosotros los cubanos, tiene un significado muy especial y ¿Por qué no decirlo? Porque nos duele, si duele hablar del tema, aunque en mi caso, que he sido testigo de los acontecimientos insólitos de nuestro país, un poco que, si bien, no voy a justificar la prostitución, voy a tratar de hablar de las jineteras y jineteros sin pasarles la cuenta por la crudeza de la historia que les tocó representar y toda la carga ética y de valores que ello representa, quiero ser indulgente porque de alguna manera somos víctimas y no victimarios y dejaré que el tiempo en complicidad con la Historia se ocupe de tema, demasiado inmediato para mí, no es historia, aún sigue siendo noticia. Así que vuelvo a mi Habana querida desde donde me siento en mi b…

Mañana será el cumpleaños de mi padre JESUS MIGUEZ OTERO, no había otra cosa que le gustara más que una celebración.

Mañana será su cumpleaños, el cumpleaños de mi padre JESUS MIGUEZ OTERO (3 de Mayo) no había otra cosa que le gustara más que una celebración, por suerte siempre lo hacíamos, aun en los momentos CUMBRES de la dictadura que comprar un kake era cosas de sabios y astutos merolicos, muchas veces lo hicimos, reuníamos los huevos y la harina y ahí su torta con unas cuantas velitas, eran muchas, siempre me parecieron muchas, por que será que a los padres les ponemos más años de los que tienen...



 El tenía muchos, se los trajo de España, pensándolo bien siempre sus cosas me traian un olor especial que venía desde muy lejos, para mi España en aquella época estaba en el otro mundo, eso oía decir y me aterraba, hasta preguntar me daba miedo¿Cómo era eso del otro mundo? Seguro estaba muy lejos y nunca podría visitar ese lugar de donde salió mi padre para América.


 Era una niña, entonces, ahora ya no y aunque conocí el lugar, me gustaría seguir pensando que está bien lejos, que hay muchas uvas y …

Todos somos Venezuela. Vida, Libertad y Justicia.

¿Qué habrá pasado con las palabras ternura, respeto, comprensión, verdad, libertad, justicia, fidelidad, hermandad y tantas otras que se emplean a diario por seres desleales a la vida?
No digo amor, creo que la han envilecido y deformado mucho de tanto usarla esos desalmados es cierto que las palabras adquieren su verdadero significado en el discurso, en el contexto y añadiría y en boca de quienes las esgrimen.


Cuando alguien mata a un semejante en nombre del amor a una religión, a un dios, inspirados en fanatismos, en  mitos falsos, esos vocablos pierden el carácter morfológico de sus orígenes y adquieren otros que son antónimos, sus contrarios son recursos del lenguaje para que la comunicación se realice y todos podamos adueñarnos de sus reales contenidos, por algo la palabra es el milagro más grande que nos hace humanos, ese poder de establecer nexos entre los hombres nos convirtió en dueños de la vida, del planeta, del cosmos.
Pongamos ejemplos, en boca de tiranos que matan, dest…