Del jardín de las delicias.



Para mi amigo y profesor Lino Zequeira,
que es un ingeniero con alma de poeta
que sé que el surrealismo está entre
sus preferencias.


Cuando quiero disfrutar de un artista que rompió con los esquemas de su mundo, busco al Bosco, perdido allá en la Edad Media en su Jardín de las delicias... pregonero y mañoso artista siempre contemporáneo.

Aunque su obra tiene un carácter moralizador no exenta de pesimismo en la que El Bosco insiste en lo efímero de los placeres pecaminosos, era un religioso, medieval no podemos olvidarlo. El pecado está presente en su mundo pese a que se muestre como un Paraíso terrenal engañoso a los sentidos y tenga su castigo en el Infierno, son imagenes fantasticas de un mundo inusual donde la exuberancia y el placer junto a figuras propias de las grandes producciones del cine con efectos especiales de una imaginación desbordante.




Las imagenes son de un surrealismo que muy poco se repetirán en las artes hasta el siglo XX con la llegada de las vanguardias y sus ismos o tendencias. Estos creadores surrealistas no tendrán el carácter moralizador del Medioevo, de lo que se trató fue una alianza entre la pintura y la danza, entre las artes plásticas y las miméticas. Esta nueva alianza es  una especie de surrealismo, que consideró el punto de partida para toda una serie de manifestaciones del Espíritu Nuevo del siglo XX.

Surgió por tanto como un movimiento poético, en el que pintura y escultura se conciben como consecuencias plásticas de la poesía. Una realidad que trata de superar a la realidad preconcebida.

Para los surrealistas la obra nace del automatismo puro, es decir, cualquier forma de expresión en la que la mente no ejerza ningún tipo de control. Intentan plasmar por medio de formas abstractas o figurativas simbólicas las imágenes de la realidad más profunda del ser humano, el subconsciente y el mundo de los sueños


Sin duda el Bosco presenta una sociedad entregada al pecado y muestra a hombres y mujeres desnudos, manteniendo relaciones, muchas veces atrevidas para la moral de los que vivían en un mundo cerrado bajo el dominio de la Iglesia Católica, con una fuerte carga erótica, sexual alusiva al tema dominante en su obra, el pecado de la lujuria, aunque no fuera el único.

El artista  en sus imagenes para la creación de su universo va más alla de lo real,  nada común para su época, vendrán después los surrealistas que van a plasmar en documentos, muy común  a las vanguardias los estatutos de las nuevas formas que el arte asume:  automatismo psíquico puro, por cuyo medio se intenta expresar, verbalmente, por escrito o de cualquier otro modo, el funcionamiento real del pensamiento. Es un dictado del pensamiento, sin la intervención reguladora de la razón, ajeno a toda preocupación estética o moral, quiero advertir que el surrealismo como tendencias ante los enigmas de la vida, siempre ha estado presente en las manifestaciones en el arte y en la vida de todo ser humano.




 Como podemos apreciar, no fueron esas las intenciones del Bosco, hombre religioso de una época donde la idea de Dios era lo que prevalecía pero el arte " apela a nuestra capacidad para el deleite, para la admiración; a nuestra intuición del misterio que rodea la vida; a nuestro sentido de piedad, belleza y dolor; a la latente sensación de hermandad con todo lo creado, y a la sutil pero invencible fe en la solidaridad que une la soledad de innumerables corazones, y enlaza estrechamente a toda la humanidad”.
Joseph Conrad (1857-1924), escritor en idioma inglés de origen polaco.




Imágenes:
El Bosco. Fragmentos del jardín de las delicias.

El Surrealismo como un ismo vanguardista comienza en 1924 en París con la publicación del "Manifiesto Surrealista" de André Breton.








Comentarios

Entradas populares de este blog

Giniteando vs Jineteando. Primera Parte.

Mañana será el cumpleaños de mi padre JESUS MIGUEZ OTERO, no había otra cosa que le gustara más que una celebración.

Todos somos Venezuela. Vida, Libertad y Justicia.